El reto de las TICs, trazabilidad en tiempo real y en toda la cadena de valor

Constantemente surgen temas de especial sensibilidad que suponen un reto para la industria alimentaria. En muchos casos, las tecnologías de la información y comunicación (TIC) juegan un papel fundamental. Un ejemplo claro es la necesidad de sistemas de trazabilidad que garanticen la seguridad alimentaria a lo largo de toda la cadena de valor, necesidad que queda patente con las últimas noticias sobre la presencia de carne de equino en productos de carne de vacuno y en las declaraciones de Andrés Hermida, Director General de Ordenación Pesquera del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, en la jornada “Trazabilidad y control de Mercas”.

Cabe tener en cuenta la obligatoriedad de realizar la trazabilidad, Reglamento 178/2002, implantado en su totalidad en España en 2005.

Sincronización de toda la cadena de valor en tiempo real

Aunque la cadena de valor es compleja, al verse involucradas muchas y diversas organizaciones, los sistemas de trazabilidad son flexibles y se adaptan a las particularidades de cada caso.

Los sistemas de trazabilidad existentes en la actualidad tienen algunas limitaciones tanto en alcance como en precisión y riqueza de información.

Por ello que los sistemas de información de trazabilidad están evolucionando hacia los sistemas de interoperabilidad, tecnología que permite sincronizar los sistemas de información de diversos agentes de una cadena de valor (proveedores, distribución y almacenamiento entre otros), tanto a nivel de proceso como de información (plantilla de productos, analíticas, controles de calidad, etc.), asegurando el registro y transferencia de la información relativa al producto de forma coordinada. Esto tiene un impacto positivo tanto en seguridad como en la reducción de costes operativos.

La información recabada, como el origen de las materias primas y envases o como los parámetros relativos a la logística, permite:
• Minimizar los riesgos asegurando la calidad y seguridad alimentaría
• Facilitar el acceso a la información en los casos en los que algo no funcione correctamente.
• Mejorar la confianza de los consumidores al ofrecerles información de aspectos tales como el origen o valor nutricional.

En caso de que algo no funcione correctamente, los sistemas de interoperabilidad permiten detectar qué ha sucedido y los motivos que lo han ocasionado, de manera que se puedan tomas medidas eficientes, como la retirada de un producto del mercado antes de que llegue al consumidor, y corregir las ineficiencias en la cadena de valor con el fin de evitar que vuelva a suceder.

Soluciones basadas en tecnologías Web y Cloud Computing

La interoperabilidad se suele basar en tecnologías web y cloud computing, lo que permite un mejor acceso a la información, evita la dependencia de servidores y reduce los costes asociados a la implantación del sistema.

El control de la calidad, la prevención de riesgos y la coordinación ante cualquier tipo de alertas, son aspectos clave para las empresas. En este sentido, los sistemas de interoperabilidad contribuyen a que esto sea posible.

Fuente: AINIA