inspeccion-de-sanidad

Cómo prepararte ante una inspección de Sanidad

Cualquier negocio del sector alimentario que se dedique a la hostelería sabe que va a tener un control intenso por parte de la administración pública, por lo que, al menos una vez al año, recibirá una inspección de Sanidad.

Las consejerías de sanidad y consumo y ayuntamientos son los organismos que se ocupan de velar por el cumplimiento de la normativa de seguridad y salud alimentaria y de la higiene de  los establecimientos públicos.

El riesgo de intoxicaciones alimentarias es muy alto en este tipo de establecimientos, de ahí la necesidad de pasar una inspección previa, necesaria para la obtención de la autorización sanitaria y conseguir el registro sanitario correspondiente.

La inspección sanitaria puede terminar con una sanción que puede ir desde los 3000 euros en caso de infracciones leves, al cierre del del establecimiento y sanciones mayores en las infracciones muy graves.

El sistema APPCC o Análisis de Peligros y Puntos Críticos de Control

En el sector de la industria alimentaria y en el de la hostelería , donde podemos incluir cualquier negocio como restaurantes, salones de celebraciones o bares y cafeterías, es obligatorio tener implantado un sistema de análisis de peligros y puntos críticos de control o APPCC. El objetivo de este sistema de control es poder llevar a la práctica las normas preventivas básicas para evitar las intoxicaciones alimentarias.

Para implantar correctamente un APPCC es necesario contar con el asesoramiento de una empresa especializada, que nos ayudará a cumplir con la normativa vigente y a estar tranquilos frente a las inspecciones sanitarias.

Traza cuenta con el personal especializado que nos ayuda a prevenir la aparición de una posible intoxicación alimentaria y que nos asegura el cumplimiento de la normativa vigente.

Qué puntos se revisan en una inspección de Sanidad

La inspección sanitaria busca analizar en una visita si nuestra empresa cumple con la normativa de sanidad.

Para ello, pedirán los diferentes documentos obligatorios, como estos:

-Certificado de tratamiento de plagas.

-Certificados de formación continuada del personal  manipulador de alimentos.

-Registros escritos sobre el mantenimiento de la cadena de frío.

-Certificados de formación continuada del personal etc.

Junto a esta revisión documental, también se hará una control sobre la adecuación de la infraestructura de nuestro establecimiento. La maquinaria empleada para procesar alimentos debe ser adecuada y no suponer riesgos. Los equipos deben estar limpios y se debe poder acreditar que tenemos un plan de limpieza y desinfección y que lo cumplimos. También se revisa el estado de los alimentos, su identificación y su estado de conservación, todo ello con el fin de verificar que existe una adecuada manipulación y gestión del establecimiento

En la inspección sanitaria , se presta especial atención al personal que trabaja en el negocio. No basta solo con tener el certificado de formación continuada de manipulación de alimentos.

Los inspectores interactúan con los trabajadores y necesitan saber si el personal conoce las normas de manipulación de los alimentos y si están cualificados para trabajar de forma segura. En este sentido, la formación del personal es muy importante para garantizar que se manipulan correctamente los alimentos. Durante la inspección, el inspector observará cómo se desenvuelven los empleados y cómo trabajan.

Para afrontar con éxito una inspección de Sanidad, tenemos que contar con el asesoramiento externo de una empresa especializada. Tener al día la documentación pertinente, un estado de limpieza y desinfección de nuestras instalaciones adecuado y una correcta formación del personal que trabaja en nuestra empresa son esenciales para superar una inspección sanitaria y evitar poner en en riesgo la salud de nuestros clientes.