Cuáles son los Requisitos para el registro sanitario

Todas las empresas que formen parte de la industria de los alimentos, directa o indirectamente, tienen el compromiso y la responsabilidad legal y social de darse de alta en el registro sanitario y cumplir una serie de requisitos necesarios para el registro sanitario en España.

Y es que el Registro General Sanitario de Empresas Alimentarias y Alimentos (RGSEAA), regularizado por el Real Decreto 191/2011, tiene el propósito de velar por el resguardo de la salud pública protegiendo los intereses de los consumidores, además de facilitar la gestión oficial de los establecimientos, empresas y productos amparados.

Así que si tu empresa pertenece a esta importante industria del mercado, debes conocer oportunamente cuáles son los requisitos del  registro sanitario para que tu negocio se adecue a la normativa legal correspondiente.

¿Quiénes están obligados a tramitar el registro sanitario?

El registro sanitario se ha consolidado como una herramienta administrativa a nivel mundial. En España ha permanecido activo durante más de 30 años.

Todas las empresas alimentarias y los productos alimentarios comercializados en territorio español están obligados –legalmente- a darse de alta en este registro.

Específicamente, aquellos establecimientos que producen, transforman, almacenan, y/o sencillamente, distribuyan alimentos a terceros.

Requisitos registro sanitario: ¿Cuáles son? ¿Cuánto tarda el proceso?

La solicitud se realiza en la Administración de la Comunidad Autónoma correspondiente. Allí, el personal responsable de este trámite se encargará de conducirla a la Administración General del Estado. Para ello, deberás presentar solicitud, CIF, memoria técnica descriptiva de la empresa, programa de autocontrol APPCC (Análisis de Peligros y Puntos Críticos de Control) y pago de tasas.

Por lo general, una vez solicites el registro sanitario los inspectores de sanidad harán una visita a tu establecimiento una o dos semanas después de presentar la solicitud, a fin de corroborar y analizar tu empresa y su actividad.

Por lo que es importante que te mantengas al día para cubrir con los requisitos legales. Es decir:

Contar con la documentación técnica, el programa de autocontrol APPCC (Análisis de Peligros y Puntos Críticos de Control).

-Preparar una memoria descriptiva de la actividad

-Cumplimiento de adecuación de instalaciones para la actividad que se pretende desarrollar.

Conservar los productos debidamente etiquetados, cumpliendo los lineamientos legales y técnicos en cuanto a su composición.

Una vez que los inspectores han comprobado el domicilio de la empresa, el óptimo estado de las instalaciones, así como la documentación sanitaria en regla, se plantea el expediente para el registro sanitario, enviando el archivo a la Agencia española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN).

La resolución puede llevar normalmente entre dos semanas y un mes, dependiendo de la actividad.

Aspectos a considerar al realizar la inscripción en el registro sanitario

Ten en cuenta que la actividad de tu negocio determinará si debes o no solicitar tu inclusión en el registro. Una vez seas inscrito, tendrás la responsabilidad de mantener al día a los organismos sanitarios respecto a cualquier alteración en la dirección física de tu establecimiento o cambios en la titularidad.

También deberás notificar las variaciones en las características de tus instalaciones o sistemas de producción, así como el cese de la actividad de determinadas líneas de producción (en su caso)

Dependiendo de las características de tu establecimiento, hay varias modalidades de inscripción en el registro sanitario. Entre estas están:

– Registro de productos de origen animal: una vez sea entregada la respectiva documentación, un inspector corroborará que tanto las instalaciones como los procesos se adecúen a los protocolos definidos antes de que el establecimiento pueda iniciar su actividad.

– Registro de productos de origen no animal: al solicitar la declaración responsable, el negocio podrá iniciar su producción aun cuando no haya recibido la visita del inspector. Luego, si se presentan modificaciones, las mismas deberán considerarse para continuar las operaciones.

– Venta directa al consumidor: los comerciantes minoristas (restaurantes, panaderías, carnicerías, supermercados, hoteles, hospitales…) también podrán iniciar sus actividades al efectuar una declaración responsable. Luego, recibirán la visita de la autoridad sanitaria.

Beneficios de inscribirse en el registro sanitario

El registro sanitario es un documento que brinda amplios beneficios a las empresas. Por ejemplo, les permite comercializar sus productos alimenticios en todos los estados miembros de la Unión Europea, y es de carácter público, por ende, cualquiera de tus clientes podrá comprobar en la web de AECOSAN para corroborar la información.

Además, es importante para evitar visitas inesperadas que pudiesen atentar contra el cierre definitivo del establecimiento al no poseer este trámite obligatorio.

Conseguir el registro sanitario es un paso necesario para que tu empresa alimentaria pueda ejercer su producción de manera legal.

Si no cuentas con los requisitos necesarios para obtener el registro sanitario o necesitas asesoría sobre seguridad alimentaria y cómo llevar a cabo este procedimiento, lo mejor es comunicarte con profesionales en el área para que puedan darte la colaboración necesaria y así puedes iniciar las operaciones de tu empresa en el menor tiempo posible.