Dark Kitchen cocina Fantasma

Dark kitchen o cocina Fantasma: qué es y cuáles son sus ventajas

Dark kitchen, cocina fantasma, dark kitchen restaurant… Son conceptos que puede que ya hayas escuchado e incluso puede que estés pensando en diversificar tu negocio implantando una cocina fantasma. La hostelería se está reinventando, debido, entre otros factores, al auge del delivery y, por desgracia, a la pandemia. Te explicamos qué es dark kitchen, cómo funciona y las ventajas de este novedoso modelo de negocio.

Qué es una dark kitchen o cocina fantasma

Una cocina fantasma es un nuevo tipo de negocio de hostelería muy enfocado al servicio de comidas a domicilio y al take away. Se trata de un restaurante sin sala, es decir, nos encontramos con un modelo en el que contamos con una cocina o red de cocinas que elaboran el producto y lo sirven mediante las empresas de delivery, una red propia de repartidores y en algunos casos, una ventanilla de recogida en local.

La cocina fantasma es idónea para restaurantes o cadenas con una gran producción, ya que pueden diversificar el negocio y hacer pedidos a domicilio sin afectar al funcionamiento de su restaurante convencional.

También existen marcas nuevas que se crean para dar servicio a través del delivery exclusivamente. El auge de este nuevo modelo también está siendo aprovechado por las plataformas de comida a domicilio, que han puesto en marcha sus propias cocinas profesionales para alquilarlas a restaurantes y emprendedores que han visto una oportunidad de negocio en la cocina fantasma.

Cómo funcionan las cocinas fantasma

Las dark kitchens funcionan muy ligadas a las nuevas tecnologías y al auge de internet. Existen diversos tipos de modelos de cocina fantasma, pero en gran parte, las instalaciones se comparten entre varios restaurantes o franquicias. El coworking ha llegado a la hostelería para quedarse, ya que compartir espacios supone un abaratamiento de costes.

Las marcas que operan exclusivamente mediante cocinas fantasma no necesitan contratar personal de sala. Deben poner todos sus esfuerzos en encontrar personal de cocina experimentado, tanto cocineros como pinches, personal de limpieza y de reparto, que puede ser propio o llegar a acuerdos con las plataformas de delivery.

La cocina fantasma recibe la mayoría de los pedidos a través internet, por lo que es necesario realizar una inversión potente en tecnología y en marketing digital. Si no hay un restaurante físico al que acudir, tus potenciales clientes deben conocerte mediante internet, por lo que contar con un profesional de la comunicación que promocione tu producto, lo posicione en la red y gestione las redes sociales es fundamental.

La ubicación de la cocina fantasma también es esencial. Hay que encontrar un punto estratégico donde establecerse, ya que los repartidores deben salir de la cocina con los pedidos y llegar al domicilio del cliente de forma rápida y ágil. Nadie quiere esperar de más a que llegue su comida. Por eso suelen ubicarse en zonas céntricas o en puntos equidistantes a toda la zona de reparto.

En algunos casos, estas cocinas cuentan con un espacio para pedidos take away. En este caso hay que habilitar una pequeña zona separada de la cocina o ventanilla para que el cliente pueda recoger sus pedidos sin que se entorpezca el trabajo dentro de la cocina.

Como en cualquier negocio de hostelería, estos dark kitchen restaurants necesitan de todos los permisos, garantías legales y protocolos de higiene y manipulación de alimentos, más aún en tiempos de pandemia, en los que el consumidor se ha vuelto más exigente. Antes de montar una dark kitchen, hay que asesorarse mediante expertos.

Ventajas de las dark kitchen

Las ventajas de las cocinas fantasma son muchas, empezando por que la inversión inicial es mucho menor que la necesaria para un restaurante al uso. También se ahorran costes en contratación, al no existir el personal de sala.

Una de las ventajas más interesantes es que estas cocinas fantasma atraen a un público que ya está interesado en los productos que se le ofrecen, y si están satisfechos con el servicio, son clientes fáciles de fidelizar, que repetirán.

Además, es una opción interesante para posicionarse en el mercado cuando tu marca está comenzando su andadura. Una vez conocidos por el público, puedes plantearte crecer y abrir un restaurante con sala.

Al contrario, si ya cuentas con un restaurante popular, puedes abarcar a más comensales gracias a la dark kitchen. Tener una cocina independiente para el delivery agiliza el servicio en sala y el destinado al reparto.

 

Como ves, este nuevo concepto de dark kitchen cuenta con ventajas indiscutibles. Las cocinas fantasma son fruto de la capacidad de adaptación de la hostelería en una sociedad en la que cada vez toman más importancia las compras y contratación de servicios a través de internet.