Reciclaje y contenedores de basura en restaurantes

Reciclaje y contenedores de basura en restaurantes

La gestión adecuada de los residuos generados en un negocio hostelero es un asunto de vital importancia. No solo por mantener y asegurar la salubridad y las garantías higiénico-sanitarias. 

El reciclaje correcto de la ingente cantidad de residuos es un valor añadido para nuestros negocios, ya que el consumidor es cada vez más consciente y exigente con respecto al compromiso ecológico de las empresas. Ya no es suficiente con tener contenedores de basura en los restaurantes. Debemos contar con recursos adecuados para gestionar desperdicios de alto impacto medioambiental como aceites y plásticos.

La importante cantidad de residuos en restaurantes

La actividad normal de bares y restaurantes produce una gran cantidad de residuos de tipo orgánico, inorgánico e incluso productos químicos. Muchos de estos residuos pueden reciclarse clasificando correctamente cada tipo y depositándolos en el contenedor adecuado. Los residuos grasos sí que deben tratarse de forma diferenciada mediante la recogida por empresas especializadas. En esta tipología entran los aceites vegetales, grasas animales y similares. 

Los embalajes son una parte importante de los residuos generados en la actividad hostelera. Cartones, vidrios, latas o plásticos son susceptibles de pasar por un proceso de reciclado

Pero también debemos contar con el desperdicio de materia prima. Para evitar el despilfarro de alimentos, se debe mantener un control riguroso de los alimentos mediante una auditoría. Un estudio de la Fundación Alicia revela que entre el 4 y el 10 % de los alimentos adquiridos por los restaurantes y bares termina en la basura. Para evitarlo debemos hacernos una serie de preguntas:

  • ¿Caducan alimentos en mi negocio? 
  • ¿Qué partidas son las más problemáticas?
  • ¿Hay exceso de producción?
  • ¿El menú está bien diseñado?
  • ¿El procesamiento y la manipulación de los alimentos son correctos?
  • ¿Se pueden optimizar las compras de mercadería?

Si controlamos el desperdicio de alimentos no solo ahorraremos costes para nuestro negocio. También reduciremos el impacto medioambiental, las emisiones de CO2 y por ende la huella de carbono. 

Ventajas del reciclaje y la buena gestión de residuos en un restaurante

Las ventajas de una gestión óptima de residuos son indiscutibles. En primer lugar, evitaremos problemas de salubridad e higiene, además por imperativo legal. La Ley 22/2011 de 28 de julio regula la gestión de residuos comerciales, entre los que se encuentran los generados dentro de la actividad económica de bares y restaurantes. 

Evitar la contaminación es primordial, pero un correcto reciclaje también repercute en el ahorro y la optimización de los recursos. 

Por último, la imagen corporativa queda reforzada ante un consumidor cada vez más consciente y exigente ante los problemas medioambientales.

Cómo gestionar los residuos en un restaurante correctamente

Para gestionar los residuos correctamente debemos seguir una serie de normas que permiten ajustarse a la normativa y a las medidas higiénicas necesarias.

El contenedor de basura en el restaurante debe estar alejado de la zona de cocinado y del paso de los alimentos y debe limpiarse y desinfectarse periódicamente. Los contenedores antigoteo y con tapa hermética son los más adecuados. La zona en la que se colocan debe ser fácil de limpiar. Se recomienda que estas zonas tengan toma de agua corriente, rejilla para la evacuación y medidas para evitar el paso de insectos o roedores. 

La basura debe desecharse de forma continuada, al igual que el reciclaje. 

¿Cómo reciclar? 

Es importante saber clasificar bien cada desperdicio para no cometer errores.

El cartón se desecha en el contenedor azul. Los bricks van siempre al contenedor amarillo, no se consideran cartón. Se recicla el papel de cocina y las servilletas siempre que estén limpios. El papel usado va al contenedor de color gris. 

El vidrio se deposita en el contenedor verde. No así la porcelana, el cristal o las bombillas. Las botellas deben tirarse sin tapón ni corcho

Los envases como latas, bricks o plásticos van al contenedor amarillo. Se puede reciclar el papel film siempre que esté limpio. Si tiene restos de aceite o alimentos que no se pueden limpiar, se deposita en el contenedor gris. 

El reciclaje de aceite

De los aceites y grasas siempre debe ocuparse una empresa autorizada. Así cumpliremos con los requisitos legales, el Plan Nacional Integrado de Residuos y las recomendaciones de la Unión Europea. 

La gestión de residuos es un importante aspecto en el que merece la pena invertir nuestro esfuerzo, ya que optimizaremos recursos, ahorraremos costes, evitaremos el desperdicio alimentario y demostraremos nuestro compromiso social.