¿Sirven para algo los test de intolerancia alimentaria?

Qué es una intolerancia alimentaria

Siempre se ha afirmado que llevar una dieta equilibrada, en la que predominen las frutas, cereales integrales y verduras, es el modo adecuado de satisfacer los requerimientos nutricionales del organismo con el fin de que la salud y la vitalidad sean óptimas en todo momento.

Sin embargo, con el inminente avance de la ciencia en el campo de la alimentación, es necesario realizar una serie de consideraciones, entre las que destacan los estudios de intolerancias alimentarias.

Existen ciertos alimentos que, aun siendo saludables, el organismo de una persona determinada puede no tolerar correctamente. Esta intolerancia se manifiesta, en la mayoría de los casos, en dolores de cabeza, diarreas, ganancias de peso, fatiga crónica o problemas en la piel.

Desconocer qué alimentos son aquellos sobre los que tenemos una intolerancia puede desembocar en un daño progresivo sobre la salud.

Las intolerancias alimentarias afectan de manera diferente a cada persona, por lo que aquellos alimentos que para una persona son buenos, para otra pueden ser perjudiciales. Es por esto motivo por el que es necesario realizar un análisis clínico de manera personalizada.

Además, con la entrada en vigor del Reglamento 1169/2011 sobre la información alimentaria facilitada al consumidor, las empresas del sector alimentario están obligadas a indicar en su etiquetado los alérgenos y sustancias que provocan intolerancias con mayor incidencia en la población.

Qué es un test de intolerancia alimentaria

Las pruebas de intolerancia alimentaria son prescritas siempre por los nutricionistas, dietistas o por los endocrinólogos o médicos especialistas.

Según un estudio realizado recientemente, la primera motivación que lleva a las personas a someterse a una prueba de este tipo es el deseo de perder peso. Sin embargo, la realización de estas pruebas (no exenta de polémica y detractores) en teoría ofrece información para intentar mejorar la salud a través de una alimentación personalizada.

Tipos de test de intolerancia alimentaria

En la actualidad existe un gran abanico de pruebas que tiene como objetivo determinar aquellos productos sobre los que se tiene una intolerancia alimentaria. En las siguientes líneas enumeramos qué tipos de test hay y cuáles son sus características y su procedimiento a la hora de realizar la prueba:

– Test basados en pruebas de ADN: este tipo de test se pueden realizar en casa. Antes, se debe adquirir a través de una web especializada un kit con el que se extrae una muestra de saliva. Con esta muestra, se debe enviar por correo a unos laboratorios en los que se analiza la muestra y se determina aquellos alimentos que provocan una intolerancia alimentaria.

Los resultados llegan a los pocos días a casa mediante correo electrónico o correo certificado.

– Test con análisis de sangre: dentro de los test de intolerancia alimentaria que utilizan la muestra de sangre destaca el test Alcat. En este tipo de test se analiza la citotoxicidad alimentaria mediante el citado análisis de sangre.

A través de una sofisticada técnica se mide la reacción celular frente a diferentes tipos de alimentos para así determinar cuáles son aquellos que sientan mejor o peor al organismo.

– Otros test (Biorresonancia, test DRIA, Análisis Capilar, DRKU)

Recordar que las pruebas de intolerancia alimentaria son prescritas siempre por los nutricionistas, dietistas o por los endocrinólogos o médicos especialistas.

Etiquetado de alimentos, Registro Sanitario y análisis de alimentos

En la actualidad, las empresas alimentarias deben facilitar información sobre las sustancias que generan mayor número de alergias o intolerancias, debiendo éstas aparecer en la lista de ingredientes de forma destacada mediante una composición tipográfica que la diferencie claramente del resto de ingredientes (p. ej., mediante el tamaño de letra, negrita, subrayado).

En ausencia de una lista de ingredientes debe incluirse la mención “contiene”, seguida de la sustancia que genera alergia o intolerancia.

De esta forma, podemos conocer la composición de los alimentos que adquirimos ya que las empresas alimentarias realizan estudios de composición y análisis de alimentos que producen para así llevar a cabo un correcto etiquetado de alimentos.

Es obvio que la legislación ha realizado un gran avance en este sentido, protegiendo los intereses de los consumidores, por lo que sin duda la combinación de toda esta información te proporcionará una información valiosa con el objetivo de llevar una alimentación que siente bien a tu organismo.

Por último destacar que la administración dispone de diferentes herramientas entre las que destaca el Registro Sanitario, que tiene como fin controlar de forma oficial a las empresas y establecimientos que ofrecen alimentos al consumidor final, dotando a las empresas y a la población en general de información veraz y transparente.

En Traza realizamos Análisis de Alimentos y ayudamos a las empresas a obtener el Registro Sanitario. Consúltanos para más información.