manipulacion de alimentos

Cómo obtener formación continuada de manipulador de alimentos

En primer lugar hay que dejar claro qué es un manipulador de alimentos.

Un manipulador de alimentos es una persona que tiene un contacto directo con cualquier tipo de alimento durante el desarrollo de su actividad laboral.

La manipulación de alimentos juega un papel fundamental a la hora de garantizar el buen estado de los alimentos y la seguridad de los consumidores.

Los manipuladores de alimentos deben cumplir con numerosos requisitos a la hora de desarrollar su actividad profesional, por lo que es primordial que reciban una adecuada formación respecto a la higiene alimentaria y la manipulación de alimentos.

Es una creencia muy común, y equivocada, la de que los únicos trabajadores que deben cumplir con las normas de manipulación de alimentos son los cocineros y los camareros, en la hostelería, y los dependientes de las tiendas de alimentación.

Sin embargo, son muchas más las personas que tienen un contacto directo con los productos alimentarios: personal de almacén, distribución, transporte, envasado, elaboración, fabricación, preparación, etc.

Es fundamental que todos y cada uno de los trabajadores que participan en estas fases sigan las adecuadas normas de higiene para evitar posibles intoxicaciones entre los consumidores finales.

Claves y normas de la manipulación de alimentos

Algunas de las claves a la hora de realizar la manipulación de alimentos son las siguientes:

  • Limpieza de las manos: de obligado cumplimiento para profesionales y muy recomendable para quienes no lo sean.
  • Ropa: cuando se está en contacto con alimentos todo el material que llevamos encima, empezando por la ropa, debe estar libre de suciedad.Es obligatorio el uso de gorros y dependiendo de la situación, el uso de guantes.
  • Otras medidas higiénicas: no usar utensilios ni alimentos que hayan estado en contacto con el suelo, no toser ni estornudar sobre la comida, cocinar y calentar adecuadamente los alimentos y utilizar agua potable, entre otros muchos ejemplos.

Cómo mantener la formación

El profesional que desarrolle su actividad mediante la manipulación de alimentos deberá conocer las normas básicas de higiene, realizar las funciones de limpieza de una forma segura, usar correctamente las cámaras de congelación y refrigeración y conocer las causas más habituales de intoxicación alimentaria.

La importancia de la formación en manipulación de alimentos es tanta que la misma Organización Mundial de la Salud (OMS) ha advertido reiteradamente que una buena parte de las intoxicaciones alimentarias son fruto de una mala praxis de los profesionales del sector.

Además, estar en posesión del título de manipulador de alimentos favorece la contratación por parte de las empresas, prefiriendo la mayoría hacerse con los servicios de personas que ya lo posean para no tener que esperar a que completen la formación.

La Importancia de continuar formándose en la manipulación de alimentos

Un curso de manipulador de alimentos, además de formar al trabajador en las buenas prácticas de higiene y en las tareas propias de la manipulación de alimentos, otorga un certificado que aumenta notablemente las posibilidades de encontrar un empleo en la hostelería y en las empresas alimentarias.

Muchas de las empresas y establecimientos requieren de personal de una forma rápida, no estando dispuestas a esperar a que el postulante realice el curso que los habilite para el trabajo.

Finalmente, indicar que las empresas están obligadas por ley a asegurar la formación continuada de sus trabajadores respecto a la manipulación de alimentos como parte de los requisitos del sistema de autocontrol.

Si estás pensando en poner en marcha tu negocio ponte en contacto con nosotros para obtener el registro sanitario. También incluimos en nuestra propuesta la formación anual obligatoria por ley.

Si necesitas un Curso de Manipulador de alimentos para tus trabajadores puedes ponerte en contacto con nosotros y te enviamos un presupuesto gratuito sin compromiso en 24h laborables.