Métodos de conservación de alimentos

Métodos de conservación de alimentos

A lo largo de la historia de la humanidad las personas como tú han ido descubriendo diferentes métodos de conservación para los alimentos. De hecho, ahora mismo hay alrededor de una decena de tipos de conservación para la comida que se pueden usar dependiendo del alimento que quieras guardar.

Cuáles son los métodos de conservación de alimentos

Hay muchos tipos de métodos de conservación de alimentos. Veamos algunos de ellos, los principales y que más se usan en la industria hoy en día.

Conservación de alimentos por altas presiones

La tecnología HPP, la conservación de alimentos por altas presiones se emplea mucho en las fábricas de procesado.

Permite trabajar en frío y gracias a las altas presiones hidrostáticas se pueden conservar los alimentos durante más tiempo eliminando las bacterias sin necesidad de añadir aditivos. Esto permite que cuando vas al supermercado puedas comprar productos sin añadidos artificiales.

Conservación por eliminación de agua

Este tipo de tratamiento para los alimentos se usa desde hace milenios y de hecho es posible que lo hayas practicado alguna vez.

El más clásico es la desecación natural. Se obtiene dejando los alimentos al aire libre durante un tiempo hasta que desaparece el agua, pero es posible que en tu bar hayas usado métodos más actuales como la deshidratación, empleando una máquina específica.

Ultracongelación

Seguro que convives a diario en tu bar o en tu restaurante con la ultracongelación, uno de los métodos de conservación y procesado de alimentos más versátiles, en especial con el pescado.

Consiste en llevar el alimento a una temperatura de 40 grados bajo cero durante un par de horas, con lo que se consigue alterar lo mínimo posible las características organolépticas y matar cualquier tipo de microorganismo o parásito.

Pasteurización

De entre todos los tipos de métodos de conservación para los alimentos, la pasteurización es uno de los que más vidas ha salvado y de los que más intoxicaciones ha evitado en tu negocio.

Se utiliza mucho en la leche, para hacer queso y ahora en los derivados del huevo. Para aplicarlo hay que llevar el producto a una temperatura de unos 80 grados durante un periodo de tiempo breve, eliminando así las bacterias.

Salazón

Al preguntar por los tipos de métodos de conservación de la comida seguro que el salazón es una de las primeras respuestas.

Es una de las maneras de guardar comida más antiguas, ya que la sal mata los microorganismos y es la que permite que puedas comer jamón en cualquier época del año.

Ahumado

En España el ahumado no es una de las formas de preservar alimentos más utilizada, pero en otros países llevan siglos practicándola.

El humo mata los microorganismos y además aporta sabores extra, tantos que ahora mismo están muy de moda los bares y restaurantes que cocinan con humo para deleite de sus clientes.

Envasado al vacío

Las bolsas de vacío ya forman parte de los artículos de tu cocina al igual que la máquina que permite hacerlo.

En este método de conservación se mete un alimento en una bolsa específica de plástico, se mete en la máquina y se extrae todo el aire.

Con el aire sale el oxígeno, por lo que las bacterias no pueden respirar y o se mueren o no pueden proliferar, permitiendo que lo que está dentro de la bolsa dure más tiempo sin necesidad de usar conservantes de ningún tipo.

Usando aditivos

Todos los alimentos, o al menos su mayor parte, contienen aditivos. Son añadidos de origen artificial que permiten que los microorganismos no se desarrollen, haciendo que la comida dure más tiempo en buen estado.

Poco a poco se van dejando de usar en favor de otros tipos de métodos de conservación que hemos ido viendo.

A lo largo de toda la historia de la humanidad se han ido desarrollando métodos de conservación de los alimentos. Ahora mismo hay muchos y tienden a la eliminación de conservantes con el fin de obtener una alimentación más sana y natural.

Si a pesar de este proceso tienes dudas sobre alguno de los alimentos que compras, siempre puedes mandar una muestra a nuestro laboratorio de análisis de alimentos, con lo cual te quedarás más tranquilo.