importancia del agua en la industria alimentaria

Importancia del agua en la industria alimentaria. Usos y calidades

En las empresas del sector alimentario el agua es un elemento indispensable para muchos de sus procesos, tanto a la hora de elaborar productos como para tareas de limpieza y mantenimiento de maquinaria y utensilios de trabajo.

La importancia del agua en la industria alimentaria es máxima, siendo necesario contar siempre con un agua de gran calidad que garantice la seguridad de los consumidores, así como un alto nivel de calidad de los productos elaborados. Por estos motivos, el tratamiento del agua se ha convertido en una de las principales prioridades de toda la industria alimentaria.

Usos del agua en la industria alimentaria

El agua para la industria alimentaria se utiliza en infinidad de procesos, desde la preparación de alimentos y los procesos de limpieza de maquinarias, instalaciones, superficies y utensilios, hasta la limpieza y desinfección de alimentos o la fabricación de hielo.

Los principales usos del agua en el sector alimentario son:

  1. Producción de alimentos primarios, es decir, en la agricultura para regar y limpiar los alimentos, o en la ganadería para dar de beber y lavar a los animales.
  2. Limpieza y saneamiento, tanto de maquinarias y utensilios, como de las instalaciones e higiene de los operarios.
  3. En operaciones de transformación de los alimentos como en refrigeración o calentamiento.
  4. Como ingrediente en una elaboración de alimentos.

Cuál es la función del agua en los alimentos

El agua y su uso industrial en el procesamiento y fabricación de alimentos se utiliza principalmente como un ingrediente, por lo que debe ser tratado de forma correcta para garantizar su uso para el consumo humano (producción de alimentos seguros y de calidad).

Calidad del agua y tratamiento

El uso del agua en la industria alimentaria está sujeto a una serie de leyes y normas que garantizan que los alimentos no resulten contaminados. Las aguas deben ser sometidas a una serie de tratamientos para garantizar que son aptas para el consumo humano.

Calidad del agua

El agua de las empresas del sector alimentario se recibe por medios públicos de forma habitual, aunque también es posible que se suministre de forma privada. El agua proviene de distintos orígenes como pueden ser:

  • Aguas superficiales. Arroyos, ríos y lagos.
  • Aguas subterráneas. Manantiales naturales o pozos, entre otros.
  • Aguas pluviales. Las aguas se recogen de la lluvia por distintos métodos.
  • Aguas de mar. Utilizando procesos de desalinización para poder utilizarlas en procesos alimentarios.

Tratamiento del agua

El agua que utiliza la industria alimentaria dispone de un tratamiento por parte de los encargados del suministro para garantizar su calidad y seguridad, así como un sistema de control continuo que incluye análisis de laboratorio. Aun así, las empresas del sector alimentario deben implementar sistemas de control para garantizar que el agua que utilizan en la elaboración y fabricación de alimentos se encuentre en condiciones óptimas.

En el APPCC de una empresa (sistema de análisis de peligros y puntos de control críticos) se incluyen registros para controlar la calidad y estado del agua y así verificar diariamente que se encuentra en perfecto estado para utilizarse en procesos productivos de la industria alimentaria, como para elaborar alimentos como ingrediente, para limpiar frutas y verduras, para limpiar la maquinaria y herramientas o para facilitar los procesos de corte, entre otras.

Si necesitas un laboratorio de analisis de Agua potable  puedes ponerte en contacto con nosotros y te damos presupuesto sin compromiso en 24h

Hemos visto la gran importancia del agua para la producción de alimentos pues se utiliza tanto como ingrediente como en otros procesos habituales. Las normativas sobre elaboración de alimentos exigen el uso de aguas potables y verificadas para garantizar la calidad y seguridad de los productos alimenticios elaborados. Por este motivo, el tratamiento del agua es fundamental, así como los propios controles que realizan las empresas del sector alimentario.