Carne en mal estado: cómo puedes detectarla

La carne es uno de los alimentos básicos en la dieta humana por su alto valor proteico, su contenido en vitaminas del grupo B y su aporte de zinc y hierro de alta absorción. Se trata de un alimento muy perecedero y puede llegar a ser fuente de intoxicaciones por su facilidad de contaminación. 

La causa de que se encuentre carne en mal estado puede estar en cualquier punto de la cadena que sigue hasta llegar a la mesa y es importante conocer cómo detectarlo a tiempo para evitar enfermedades de transmisión alimentaria.

Qué pasa si comes carne en mal estado

La carne puede llegar a estar en mal estado por presencia de toxinas o por proliferación de bacterias. Y para saber qué pasa si comes carne en mal estado lo primero es diferenciar esto.

  • Las toxinas o agentes químicos pueden estar presentes en la carne desde la cría del animal, ya que, en muchas ocasiones, se les inoculan antibióticos y hormonas o se alimentan en pastos contaminados por dioxinas, insecticidas o plaguicidas.
  • La proliferación de bacterias se produce de diferentes maneras, pero la más habitual se encuentra en la cadena de distribución, bien sea porque el transporte no se hace en condiciones óptimas o por fallos en su manipulación o almacenamiento.

La presencia en el propio animal de parásitos y microorganismos no detectados antes de llevarlos al matadero es otro de los factores que propician que esté contaminada antes del inicio de su distribución.

Las consecuencias de comer carne dónde la proliferación bacteriana está presente da origen a infecciones gastrointestinales que pueden tardar días en aparecer e ir de leves a muy graves; y que requieran solo de cuidados básicos, como hidratación y control de la fiebre, diarrea y vómitos, hasta la hospitalización para administrar antibióticos de forma intravenosa.

En el caso de presencia de toxinas, la aparición de los síntomas es muy rápida, cuestión de horas, y suele cursar con un pronunciado dolor abdominal acompañado de vómitos. Es preciso acudir a urgencias para que la identifiquen y procedan a inocular la antitoxina correspondiente o al iniciar el tratamiento necesario lo antes posible.

Cómo saber si la carne está en mal estado

Cómo saber si la carne está mala depende de su manera de presentación, cruda o cocinada, ya que puede identificarse a simple vista por su color y textura, por su olor o sabor y por supuesto del animal al que pertenezca. En el caso de las carnes crudas las pautas para guiarse serían:

Ternera

En la carne procedente de explotaciones bovinas debe tenerse en cuenta que el color rojo brillante es por su exposición al oxígeno no por su frescura; en cambio, si presenta un tono verdoso o un brillo iridiscente es más que probable que esté contaminada y en proceso de putrefacción.

Cerdo

Las carnes que proceden de explotaciones porcinas deben tener un color rosa-grisáceo por ello la carne de cerdo de color gris no es indicativo de que esté mala lo que sí es indicativo es que tenga una capa viscosa y que no sea firme al tacto.

Aves

En los cárnicos de origen avícola, como el pollo, el pato y la gallina el primer indicativo es su característico olor, diferente al de otras en mal estado, su color grisáceo y que los jugos que desprende sean gelatinosos y no fluidos como deberían ser indican también su deterioro.

 

Cualquiera que sea su procedencia la fecha de caducidad y el color a carne en mal estado son más que significativos para saber que no está en condiciones de ser usada.

Ante la sospecha de que estemos ante un lote, o piezas, de cualquier tipo de carne en mal estado, la primera acción a tomar es retirarla de la distribución al público, con todas las precauciones al poder contener agentes biológicos contaminantes; y solicitar un análisis de alimentos que encuentre el patógeno que lo ha originado y poder tomar las medidas oportunas.