Guía para la reapertura de negocios de hostelería tras la crisis provocada por el COVID-19

Ahora que podríamos entrar en la fase meseta o en la fase de descenso de la famosa curva de contagios por coronavirus humano, toca ir planeando la vuelta escalonada a la normalidad. Para poder ayudarte, desde TRAZA hemos diseñado una guía de recomendaciones a tener en cuenta en la reapertura que puedes descargar aquí.

El estado de alarma generado por el COVID-19 ha dado como consecuencia la publicación de diferentes requerimientos legales y recomendaciones emitidas por organismos oficiales que tienen como objetivo común evitar la propagación del virus.

Esta relación de documentos ha sido recopilada en nuestra web y es actualizada de forma continua.

Entre ellos, se pautan diferentes protocolos de desinfección y se pueden ir modificando si la comunidad científica lo estima necesario.

Por desgracia, los negocios de hostelería y restauración serán de los últimos en volver a la normalidad y precisamente por servirse en ellos productos con destino a consumo humano, se deben extremar las medidas de higiene y desinfección antes y durante la vuelta a la normalidad.

Con el fin de facilitar la vuelta a la normalidad y evaluar el estricto cumplimiento de la normativa, desde TRAZA realizamos Auditorias Sanitarias frente a la Lucha contra el COVID-19, ayudándote en todo aquello que necesitas saber y hacer antes de la reapertura.

Al final de este artículo encontrarás las tres guías que hemos publicado para facilitar la gestión y la reapertura de tu establecimiento.

¿Cómo desinfectar los locales?

Todas las superficies se limpiarán y desinfectarán con lejía preferentemente, pudiendo sustituirse por otro desinfectante si no hubiera existencias. Cuando decimos todas las superficies, hablamos de suelos, mesas, pomos de puertas, grifos, servicios, etcétera.

Esta limpieza se llevará a cabo con guantes de acrilonitrilo o, en caso de ser de látex, con unos guantes de algodón debajo. Se aconseja usar mascarilla durante la limpieza y desinfección preapertura.

La ventilación de los locales debe ser buena, tanto durante la limpieza previa como cuando se encuentren ofreciendo su servicio a la clientela.

La desinfección de vajillas y mantelerías

A día de hoy, la recomendación relativa a vajillas y cristalerías es limpiarlas siempre en lavavajillas a la más alta temperatura posible, siendo ideal que se puedan alcanzar los 80º C. Por lo demás, se emplearán, salvo nuevo aviso, los limpiadores desinfectantes convencionales y en las mismas dosis.

Servilletas y manteles deben lavarse también como de costumbre, pero a elevada temperatura. Se repite la recomendación de alcanzar los 80º C, temperatura a la que según parece, muere el COVID-19. Si el textil no soportara tales condiciones de lavado, se sustituirá por otros que sí lo permitan.

Otras medidas de higiene y seguridad adicionales

Mientras no exista una vacuna efectiva o se haya alcanzado la inmunidad de grupo, lo que suceda antes, los establecimientos de hostelería y restauración deberían desaconsejar el consumo de alimentos poco cocinados que no hayan sido, al menos, ultracongelados. Esto se hará más por precaución ante eventuales contaminaciones alimentarias que porque haya alimentos peligrosos de por sí.

El personal encargado de manipular la comida deberá hacerlo con la escrupulosa higiene que se venía exigiendo, utilizando además guantes en el manejo de algunas materias primas y, esto es nuevo, mascarillas desechables. En las cocinas y en todo el local, hasta nuevo aviso, se intentará mantener la distancia de seguridad cuando sea posible. Este punto puede llevar a que no todos los locales de restauración puedan abrir sus puertas a la vez.

En caso de la más mínima sospecha de infección por parte de cualquier empleado del local, se avisará de inmediato y se comunicará al 112 para que puedan realizar el diagnóstico. Ante una tos leve o un poco de fiebre, lo prudente es que ese empleado o responsable del negocio abandone el local hasta haber confirmado que no se encuentra infectado por el coronavirus humano.

Los comercios que ofrezcan solo alimentos envasados podrán relajarse en parte las medidas de seguridad a la hora de manipular sus productos, pero tendrán que seguir el mismo protocolo de limpieza y desinfección que cafeterías o restaurantes, y lo mismo se aplicará a la atención al público.

Se cree que la reapertura de bares y restaurantes serán con en un comienzo con aforos limitados, para asegurar que se respeta la distancia de seguridad de mínimo un metro de separación entre personas. Los camareros deberán adoptar medidas de protección adicionales con sus clientes y la limpieza previa a la reapertura no será limpieza como tal, sino una desinfección de todas las superficies y enseres.

Desde TRAZA, te ofrecemos una serie de recomendaciones recopiladas en las siguientes guías: